Modelos de Coaching Educativo

Coaching Educativo SIEI 190216 0

A través del coaching educativo, puedes lograr que tus alumnos consigan obtener resultados para mejorar su proceso de aprendizaje. Puedes ayudarles a cambiar sus hábitos, adquirir comportamientos idóneos, habilidades del siglo XXI y desarrollar competencias mediante procesos de acción.Según las fuentes de las que bebas, estarás más cerca de una o de otra escuela a la hora de ayudar a tus alumnos a desarrollar sus capacidades.

Por hacerte una breve semblanza de cada una de ellas, vamos a distinguir entre algunos de los principales modelos de coaching educativo, aunque hay algunos más y esto es tan sólo un sencillo resumen.

Los modelos no psicológicos:

Escuela sudamericana: También llamada ontológica, su máximo exponente es el chileno Fernando Flores. Se basa en que las personas somos observadores distintos, y por tanto, tenemos esquemas interpretativos diferentes.Todo este modelo se fundamenta la lingüística y la comunicación. La forma en la que hablamos contribuye a conformar lo que somos. Si cambiamos la manera en que interpretamos la realidad, cambiaremos nuestras acciones.

Escuela norteamericana o “pragmática”: Sus principales referentes son Thomas Leonard y Laura Withworth.Es un tipo de coaching pragmático, orientado a conseguir resultados y muy enfocado al mundo empresarial.Se determina un asunto, se marca un objetivo, se define la realidad presente, se evalúan las opciones y se adopta un compromiso de cara a conseguir el máximo rendimiento.

Escuela europea: La escuela europea o humanista tiene como principales pioneros a dos de los ya citados expertos en coaching: Timothy Gallwey y John Withmore.Está enfocado en ayudar a la persona a tomar conciencia del lugar al que quiere llegar, adoptar la responsabilidad necesaria para conseguir su objetivo y generar autoconfianza para desarrollar todo supotencial.

Los modelos psicológicos: Son complejos y, en ocasiones, parecen superpuestos o hacen énfasis en puntos similares, pero parten de enfoques diferentes. Algunos de ellos son:

Coaching cognitivo conductual: está basado en la teoría psicológica del mismo nombre. Consiste en cambiar nuestras creencias y encontrar la mejor solución.

Coaching psicodinámico: basado en los trabajos de Tavistock Institute, es ideal para aplicarlo en entornos conflictivos. Se busca que todos los miembros del entorno se expresen espontáneamente para captar los orígenes de los problemas relacionales.

Coaching sistémico-psicodinámico: está fundamentado en las teorías de Bert Hellinger. Hay unas leyes sistémicas ligadas a las organizaciones, con las cuales la persona interactúa. Entender esas leyes es clave para encontrar la mejor solución al problema, de modo que haya equilibrio entre los componentes del sistema.

Coaching gestáltico: su nombre procede de la famosa psicología Gestalt. Se busca que la persona o cliente se dé cuenta de su presente, a través de una terapia de preguntas en un entorno seguro y de confianza, con el objetivo de que pueda cambiar su yo.

Coaching orientado a la persona: se basa en el humanismo. Consiste en generar la máxima confianza en la persona o cliente y tratar de crear las condiciones más adecuadas para su crecimiento. El objetivo es guiar, no dirigir.

Coaching relacional: su principal referente es Joan Quintana i Forns, experto en temas de comportamiento y cambio organizacional. Está orientado a ayudar a la persona o cliente para que disponga de relaciones saludables en su vida.

Coaching de la psicología positiva: hace énfasis en el pensamiento, emociones y relaciones positivas, la experimentación de la sensación de propósito y el establecimiento de metas. Si te das cuenta, todos estos modelos no son simplemente aplicables al mundo de los deportes o las empresas, sino también en la dinámica de un aula y en la relación alumno-profesor y clase-profesor.

En este Programa Avanzado en Coaching Educativo, te daremos las claves que necesitas para aplicar esta disciplina en tu trabajo como profesor.